BIOGRAFÍA

Nació en 1981. Es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid, formación que actualmente sigue ampliando, y profesor de Lengua y Literatura en un Instituto público de Educación Secundaria. Ha colaborado asiduamente con la revista Otras Palabras; ha participado en multitud de actos literarios y ha publicado dos obras premiadas: La Risa de Momo (Carcajedia en cinco actos) y La mano que busca el despertador, poemario por el que es miembro distinguido de la plataforma cultural "Raíces de papel". De esta manera se dedica a la Literatura, especialmente al teatro y a la poesía, en todas sus vertientes: estudiándola, creándola y transmitiéndola.

PRESENTACIÓN DEL POEMARIO "LA MANO QUE BUSCA EL DESPERTADOR"


PALABRAS DE JULIA GALLO SANZ EN LA ENTREGA DEL IV PREMIO DE POESÍA "JUAN CALDERÓN MATADOR"


  Llegado el momento de puntuar el trabajo: La mano que busca el despertador, como miembro del jurado del Certamen de Poesía “Poeta Juan calderón Matador 2012”, y tras las típicas consideraciones relativas a la construcción del poema (cómputo silábico, acento y ritmo), a su contenido, belleza y originalidad, tuve claro que el trabajo me había enganchado: estaba ante una obra viva y en cierto movimiento, que me permitía avistar el desasosiego cósmico de su autor en cuanto a sentimientos como el amor, la soledad, el deseo de comunicación, etcétera; así como su meridiana credibilidad en la poesía.
  Luego, al leer la contraportada de su poemario ya materializado (patrocinado por Ediciones Cardeñoso), la aseveración final de su reseña curricular me confirmó esa creencia: Ricardo García Fernández, en dicha contracubierta del libro, afirma entender la poesía como una “Realidad orgánica capaz de desenvolverse en la vida” y está en lo cierto, la poesía cuenta ya muchos, muchos años en este mundo.
   “Ser escritor es robarle vida a la muerte”, dijo el político y literato español Alfredo Conde;  ser poeta, yo creo que es una forma de vivir, me refiero a eso de ejercer la existencia, como todos ya han comprendido; pienso que Ricardo estará de acuerdo conmigo, porque su obra rezuma anhelo de pervivencia junto a los deseos más universales como el de ser escuchado o ser querido. Ya lo afirmó Miguel de Unamuno: “El hombre ansía ser amado, o lo que es igual, ansía ser compadecido”, y Ricardo, para ser querido y comprendido, nos habla, con voz de poeta, de su experiencia vital, y lo hace a veces al desnudo, a veces mediante símbolos, pero de una u otra forma sus versos aspiran siempre a ser ese salmo necesario que precisa salir del silencio del pecho y reverberar en el eco de la vida, para dejar por siempre la huella de existir en este controvertido valle.
   Encontré toda esta zozobra en el poemario La mano que busca el despertador, y cuando hay tanta materia viviente, u “orgánica” como él dice, se enciende una luminaria, la simbiosis aparece y se otorga el voto a lo que no deja indiferente.
   Nada más, solo decir al autor que, en mi opinión, el poema “La venganza de Ícaro”, hubiese sido un buen  introito a modo de autorretrato de este poeta fuerte y desasosegado, como todo buen pensador que se precie.
Enhorabuena por el merecido premio.
                                                                                                          Julia Gallo Sanz (16/11/2012)

MONÓLOGO DEL QUE ESTÁ SOÑANDO


No levanten la voz, estoy soñando
y acabo de llegar hasta la calle
cabalgando una iguana que relincha.

Voy masticando un chicle
capaz de fomentar una mente omnisciente.

Estaba contactando con las grandes tragedias
y los ideales que la gente esconde.

Empezaba a entender
el críptico lenguaje que habla el mundo,
y si siguen gritando
lograrán despertarme.

VERSOS QUE CUBREN LAS PAREDES (Inspirado en el dibujo "EL Silencio", de Irene Pereña).

Los chavales que pintan las paredes
han descubierto las tendencias poéticas
con las que vibra el suelo de Madrid
y han cambiado el spray por el pincel.

Para leer buenos versos ahora basta
con salir a la calle y abrir los ojos:
sus pinceles funcionan como antorchas
de una nueva y sutil naturaleza.

Las madres de conserva los acusan
de crueles incendiarios y pirómanos
que queman la ciudad con sus palabras.

Las madres progresistas los apoyan,
no tienen fotofobia y creen que hay luz
en los versos que cubren las paredes.

LA FILOSOFÍA DEL BAÚL

Todos sabemos lo que duele querer algo y no tenerlo. Pero más duele tener algo y no quererlo.
Muchos podrán aferrarse a aquello de que quien no arriesga no pierde. De esta manera se evita el sufrimiento de verse como Ícaro, a quien se le derritieron las alas por querer volar tan alto. Pero las cuentas pendientes embadurnan la mirada de polvo, y quien no arriesga tampoco gana.
En caso de caída o accidente, siempre queda la venganza del nuevo intento o, al menos, la satisfacción de no haberse resignado.
Dejando aparte la filosofía del baúl que se abre y se cierra en el doméstico interior de un hogar, puedo decir que yo tuve, soñé y arriesgué; y que, después de volar y sufrir, hoy soy un adolescente enamorado, un fauno alado con la luna llena entre sus dedos, un Ícaro empuñando la corona del sol...
Muchas gracias a todos los que no cortáis alas.

DIME QUÉ TIENES EN EL BLOG Y TE DIRÉ QUIÉN ERES.

Como afirma este refrán, cada blog es reflejo de su dueño. El mío es un desierto, como la vida misma: parece que hay poco, o nada, pero en realidad hay una corriente de viento invisible preparada para agitarse y levantar una polvareda de arena a su paso.
A mediados de Julio sabré si hay decisiones que conducen a la derrota o a la victoria. De momento el campo de batalla está silencioso, inmóvil, e impregnado de la tensión propia de antes de las grandes hazañas de futuro incierto.
Hasta que llegue el momento no dejará de sonar en mi interior "Waiting for the miracle", de Leonard Cohen; durante el gran momento sonará "Not to touch the earth", de The Dooors; al terminar, la banda sonora de mi vida habrá finalizado y se hará el silencio.
Entonces me tocará hablar con los pies en la tierra. Espero que se mantenga firme. Espero que no se convierta en fango y me trague como las arenas movedizas que nunca he visto sino en pesadillas.
En cualquier caso, sobre la tierra o bajo ella, quiero creer que cuando todo termine, me espera el fin de la batalla, la voz de la calma y la placentera recuperación de las heridas.

DETERMINISMO


Dicen que somos hijos de los genes,
también productos de la sociedad,
incluso víctimas de nuestros hábitos.

Hijos, productos, víctimas... A mí
me da igual. Yo soy yo y mis paranoias
y a ti, tan sólo a ti, te debo algo.

De genes, sociedad y hábitos, nada
nada quiero saber, nada me afectan.

Sólo voy a empaparme de tu aliento
y de cada momento que me des.

SIN TUS ESPINAS

Ponte el nombre que más te guste,
elabora tu cuerpo, tu pasado,
incluso la postura y frase
con las que te recuerden los demás.

Sé quien tú quieras ser,
pero prepárate a gritar corriendo:
sin tus espinas, tú no eres tú.

Un fragmento de LA RISA DE MOMO


ACTO III. ESCENA 3

(Todo oscuro, con sonido de grillos)

LA VOZ DE MOMO- ¡Quiero volver a reír...Volver a reír!

(Se oyen pasos desde la derecha del espectador hacia el centro de la escena. Un rayo de luna que entra por la ventana, ilumina la figura de POLICHINELA, vestida sólo con un trapo blanco. Se sienta en el suelo con las piernas cruzadas, mirando hacia el público. Cierra los ojos.)

POLICHINELA- No puedo esperar más. Momo está muy mal, y yo quiero pedir un deseo. Gargachona dice que siempre se despierta de los malos sueños. Pues yo deseo que todo sea un sueño. Deseo que Momo se despierte mañana, y que todo se haya pasado, que todo haya sido un sueño...

(Se levanta y sale por la derecha. El rayo de luna se desvanece. Todo vuelve a quedar oscuro.)